Para venderte bien, has de “mostrar” lo que mas te va a identificar como marca.

Imagen personal, imagen profesional, imagen en las redes.

En la imagen personal, no se trata tal solo de vestir bien, tener buen aspecto y lucir tipo. Esto tan solo va a permitir que no te consideren un extraño en la normalidad y por lo tanto es un primer paso para tener la posibilidad de entrar en las distancias cortas. No se trata de llamar la atención, sino de que te acepte el grupo.

Ir aseado, con el look adecuado y con una sonrisa amable, es probablemente lo mas importante, y es imprescindible para entrar en el “ruedo”.

De inmediato, el body language será muy importante como segundo paso. Saber mirar a los ojos, estar atento cuando habla tu interlocutor/a. No interrumpirle y dejar que argumente lo que esté contando. Ser cortés y amable. No levantar la voz. Saber dar un apretón de manos… todo esto es necesario para que nosotros, como producto, estemos a la altura de nuestra venta.

Cuando tengas una cita de negocios o de trabajo se ha de saber cómo es la persona con la que se reunirás. Si le gusta la gente formal e informal para que pueda lucir de esa forma.

Cuando llegues a una reunión, deberás fijarte en cómo saluda a los demás la persona de mayor rango, ella marca la pauta.

Es importante actuar siempre con naturalidad.

La imagen profesional es importante. Hemos de ser cautos al identificarnos profesionalmente. No podemos esgrimir de entrada nuestra identificación profesional si no estamos en el punto de las presentaciones.

Algunas veces, puede que nos sintamos inferiores si no “versionamos” nuestro trabajo para que sea mas notable. No cometamos ese error. Es importante pensar que en una conversación o en una reunión, hemos de saber si explicar quienes somos y a quien representamos, o quienes somos y qué somos profesionalmente.

No debemos en modo alguno extender nuestras explicaciones. Hemos de saber concretar lo suficiente, para que nuestros inmediatos en la reunión, no se lleven una idea distorsionada sobre lo que estamos haciendo allí, a quien representamos y hasta donde tenemos autoridad para tomar decisiones.

Nuestras intervenciones han de ser cautelosas y evitar cualquier síntoma de “quiero escucharme a mi mismo”. Si queremos preguntar, hemos de ser concretos y entendibles. Si queremos explicar argumentos, explicar lo suficiente como para que si es necesario hagan una nueva pregunta y te permitan extenderte mas.

Esta situación es la misma de una entrevista radiofónica. Si a quien le realizan la pregunta lo cuenta todo en la respuesta, quien realiza la entrevista no puede preguntarte mas. Y al final, es una especie de monólogo del entrevistado.

En la imagen profesional interviene el look. Es bueno asesorarse con alguien que puede ser tu pareja, tu amigo/a o un profesional, sobre cuál es la mejor imagen que se debe transmitir en una cuestión profesional.

Es importante descubrirte profesionalmente con la ayuda de tus allegados. Muchas veces, aquello que te puede hacer necesario, pasa desapercibido porque no hemos sabido prepararnos para el momento.

Tus propias características profesionales, además de tus conocimientos y en como los sepas transmitir, son lo que te va a dar relevancia profesional.

Actualmente es muy importante saber mostrarte en las redes sociales. No se trata de tener perfiles abiertos en todas partes, o buscar la notoriedad por los seguidores tengas.

Como marca es importante abrir un perfil en Linkedin. Donde muestres lo mas importante de tus características profesionales. Donde puedas conseguir recomendaciones de aquellos que han trabajado contigo y donde aquellos que quieran saber quién eres, tengan una imagen clara de tus habilidades como profesional. Participa de los “grupos” mas afines a tu trabajo, profesión o intereses. Si necesitas difundir tus mensajes, te serán de gran ayuda.

Abrir un perfil en facebook puede ser interesante. No lo uses para que sea el patio trasero de tu casa. No cuelgues fotos que puedan distorsionar la imagen de aquello que quieras que sepan de ti. Procura que aquello que se muestra en tu “muro” sea aquello que quieras que se muestre en tu muro. Por lo tanto administra tu perfil a diario. Con disciplina.

Te propongo que abras un blog profesional. Solo para que te sirva como “bloc de notas” donde guardar todo aquello que hagas y que sea relevante para potenciar tu imagen profesional. Decide qué quieres que sea el mencionado blog y sobre todo no te desvíes de la estrategia que decidas.

Este es el momento de pensar en twitter. Twitter sirve para contar aquello que quieras contar, y por lo tanto es un altavoz de tus “entradas” en el blog. Es bueno retwittear aquello que ayude a reforzar tu imagen profesional. Por lo tanto estate alerta sobre lo mas novedoso en tu profesion, busca aquellos que lo cuentan y “síguelos”. Pero cuidado, procura que tu número de seguidores y de perfiles que sigues sean parecidos, sino twitter te impedirá seguir mas de un número determinado de perfiles. Si acabas teniendo muchos seguidores, o seguidores que te ayuden a difundir tus mensajes, tus mensajes adquieren una viralidad notoria.

Si tu imagen profesional, está relacionada con algún aspecto visual en el que las imágenes son importantes, ábrete un perfil en Pinterest.

En cuanto a prevenciones con las redes sociales, aquí van algunas nociones

Siempre recuerda que las fotos que “subes” a cualquier red social, se quedan en internet. Cualquier opinión que realices, o sea lo que sea que cuentes en la red… ahí se queda. Por lo tanto sé cauto.

Puede que acabemos cometiendo la torpeza de ser demasiado “expansivos” en la difusión de nuestra información. Podemos llegar a ser “pesados” y eso puede convertirnos en un contacto a rechazar. Hemos de ser cautelosos en la insistencia de la información de difundamos.

Y sobre todo, ser honestos y cuidadosos con lo que hacemos y como lo hacemos. Un minuto de indignidad puede destruir el esfuerzo profesional que hayamos realizado para construir nuestra imagen.