Con la crisis, a veces parece que mantener la ilusión y el optimismo es una tarea imposible. Sin embargo, es ahora más que nunca cuando necesitamos hacer el esfuerzo de ver el lado positivo de las cosas, y el trabajo es una parte fundamental de nuestras vidas. ¿Cómo podemos cambiar nuestra actitud y cargarnos de energía positiva?

La semana pasada publicábamos el post “El puesto de trabajo, ¿obligación o motivación?“, donde dábamos claves para volver a ilusionarnos en el entorno laboral. Un día más, citamos una frase de Luis Galindo: “No podemos permitir que nada ni nadie nos quite la ilusión. No hay que ser conformista. Debemos estar por encima de los problemas”. Por lo tanto, deducimos que ilusión es igual a felicidad, o por lo menos una parte fundamental de la receta.

Pero, ¿cómo conseguimos alcanzar la tan ansiada felicidad? El blog equiposytalento.com nos presenta 17 maneras de ser más feliz en el trabajo. De éstas, nos centramos en cinco. ¡Esperamos que te sirvan!

  • No te compares con los demás. Debemos tener muy presente que cada uno de nosotros partimos de un punto y de unas circunstancias diferentes, lo que hace que cualquier tipo de comparación con otros trabajadores no sea válida. Fíjate unas metas y lucha por alcanzarlas. Cada uno de nosotros aportamos de forma única.
  • Siempre habrá elementos que no puedas controlar. Cuanto antes tengamos presente este hecho, más fácil será alcanzar la felicidad laboral. No te agobies ni te estreses por estos elementos, céntrate en lo que sí puedes controlar: tus pensamientos y actitud hacia ciertas situaciones. Fomenta la inteligencia emocional.
  • Fija tus límites. Trabajar más horas no siempre es sinónimo de productividad. No te olvides de que las personas que tienen una vida plena más allá de la oficina son más felices y, por lo tanto, tienen más ilusión y energía para afrontar los retos profesionales.
  • No te olvides de soñar. Soñar nos ayuda a ser más creativo, más proactivo y a tener ilusión por cumplir nuestras metas. Esto repercute positivamente tanto en la empresa como en nuestra carrera profesional.
  • No pierdas una oportunidad para sonreir. Cuando una persona se acerca a nosotros con una sonrisa somos más propensos a escucharle y a empatizar con ella. Por lo tanto, ¿por qué empiezas a dirigirte a tus compañeros con una sonrisa? Verás los resultados de forma inmediata, además notarás una mejoría en tu estado anímico. Sonreir nos ayuda a tener una actitud más positiva y por lo tanto, a ser más feliz.
  • Lo mejor aún está por venir. ¡No lo dudes! Pero hasta que lleguemos a este punto, no te olvides de poner en práctica los cuatro puntos anteriores.

¿Qué te parecen estas claves para ser más feliz en el trabajo?