Cinco maneras de sobrevivir a un jefe terrible

Cinco maneras de sobrevivir a un jefe terrible

Ganarse su confianza y construir tu autonomía, claves para ‘luchar’ contra un jefe tóxico

Pocas cosas agotan tanto a un empleado como tener que lidiar cada día con un jefe tóxico. Por ello, el portal Inc. presenta cinco pasos para sobrevivir y prosperar incluso si tu jefe no pone las cosas fáciles.

1. Decidir si te quedas o te vas: el primer paso es decidir si te quedas en tu empresa o no, pese a tener lo que es conocido como un jefe “tóxico”. Evidentemente, hay una gran cantidad de variables para tomar esta decisión, pero al final se resume en una regla de oro: si los problemas con tu jefe son realmente profundos e insalvables es probable que sea la hora de cambiar de rumbo profesional.

2. Si te quedas, manten una actitud positiva: Asumiendo que trabajar con un jefe “tóxico” puede acarrear malas situaciones, si decides quedarte en tu puesto de trabajo debes conseguir unambiente de trabajo perfectamente aceptable. La base de este será la propia satisfacción personal. Si cada día vas a ir a trabajar triste, frustrado, enfadado… seguramente no tendrás éxito en la creación de ese buen ambiente de trabajo. Si te quedas, debes hacer un compromiso consciente para mantener siempre una actitud positiva.

3. En busca de su confianza: Aquí está la clave para construir un buen ambiente de trabajo con cualquier jefe. Sin embargo, hay que trabajárselo más cuando el jefe es algo “molesto”. En este caso, la manera de construir la confianza puede variar.

4. Contruye tu autonomía basándote en la confianza: Después de empezar a trabajar la confianza con tu jefe, debes aprender a que ésta sirva para algo mucho más importante: para darte autonomía. El secreto es empezar poco a poco y no asustar mucho al jefe, sino que las primeras iniciativas creen aún más confianza.

5. Mantente fuera del radar: Ya dispones de la confianza de tu jefe, por lo que la clave ahora está en establecer los límites que te permitirán ser feliz y estar satisfecho sin descandenar reacciones negativas de tu “tóxico” jefe.

Share this post