Les presentamos algunas técnicas muy interesantes para relajarse en la oficina y tener así una jornada de trabajo con más energía, saludable y de buen humor.

  • Respire, respire: la respiración es una forma de relajarse, la respiración debe ser honda y larga. Puede apoyar una mano en el estómago respirar hondo y despacio llevar el aire al abdomen.
  • Sacar las preocupaciones afuera. Al comenzar la semana aparecen todas las obligaciones y trabajo pendiente. Una buena manera de aliviar el estrés es hacer un listado con todas las actividades a realizar: llamados telefónicos, e-mails, reuniones. A manera de checklist puede ir tildando las tareas a medida que vaya cumpliéndolas.
  • No pensar en el futuro. Muchas veces el futuro o las obligaciones diarias se presentan como una amenaza para la salud psíquica, produce preocupación y por sobretodo dispara la ansiedad.
  • Conservar una buena postura en la oficina. Generalmente la jornada laboral suele ser de ocho o nueve horas, gran parte de ese tiempo las pasa sentado, es importante sentarse correctamente, apoyando la espalda erguida en el respaldo y expandiendo el pecho hacia adelante, esto aumenta la capacidad respiratoria y evita dolores de cintura y espalda.
  • Masajes aliviadores de la tensión. Puede realizar una serie de ejercicios muy sencillos tales como: masajearse las mejillas con los puños haciendo semicírculos, estiramiento de brazos, moviendo los hombros, estirar las piernas, sentado moviendo el torso a cada lado, rotando el cuello lentamente, haciendo el hula-hula para relajar las caderas, etc.
  • Relajar la vista. Muchas horas delante de la pantalla del computador reseca los ojos, agota la vista y trae dolor de cabeza. Para aliviar los ojos recomendamos pestañear frecuentemente. De vez en cuando poner la mirada en otro punto alrededor, cerrar los ojos por unos minutos alivia y mucho.
  • Los breaks son muy importantes. Hacer algunos intervalos durante la jornada de trabajo es clave. Tómese al menos dos durante el día para salir de la oficina, tomar un café o charlar con un compañero de otros temas.
  • Desenchufar al final del día. Como si fuera una maquina. Difícil pero hay que internar no hablar sobre temas laborales con su pareja, familia o amigos.