De farra con los compañeros de trabajo

De farra con los compañeros de trabajo

Nadie ha dicho que usted no pueda establecer afinidades con sus compañeros de trabajo. Pero es importante que cuide su imagen, no solo dentro de la empresa sino fuera de ella. Y eso solo se logra manteniendo el control de las situaciones y estableciéndose límites.

Es cierto. Usted pasa gran parte de su tiempo en la empresa. Sus compañeros se convierten en personas cercanas, más de uno aprende a conocerlo, con sus triunfos, derrotas, sabe si está de buen genio o amaneció lunático. Esto se debe a la cantidad de experiencias que viven a diario. Tanto así, que han establecido vínculos de amistad que los lleva a compartir espacios, no solo dentro del trabajo sino fuera de esta.

Llega el fin de semana y ya están organizando el “plan desestrés”. El grupo está listo y se dirigen a decirles adiós por un momento a las obligaciones del día a día y pasar a la diversión. Pero en esos espacios de diversión muchas veces se cae en el exceso, se generan situaciones bastante riesgosas incluso para la imagen que usted proyecta como profesional dentro de la empresa.

Recuerde que es un ser integral, y que su jefe no solo quiere buenos resultados desde el campo laboral sino empleados que sepan comportarse fuera y dentro de la empresa.
Por eso es importante que en ese tipo de encuentros fuera de la oficina, usted no pierda los estribos.

Me estoy sintiendo mareado
No hay que excederse en el licor. Póngase un límite. Nada peor que convertirse en el dueño de la barra libre. Cuidado. No hay nada más peligroso que perder los estribos, y más, frente a sus compañeros de trabajo.

Estoy viendo a mi compañero(a) sencillamente irresistible
Los efectos del alcohol desinhiben. Incluso, para muchos se convierten en embellecedores. Tanto así, que puede empezar a sentir una fuerte atracción por un compañero o compañera de trabajo, al punto de sentirlo irresistible. Es mejor ser prudente y no establecer encuentros amorosos con sus compañeros de trabajo, sobre todo, bajo los efectos del alcohol.

Payaso, jamás
No hay nada peor que ser catalogado como el “payaso” o la “payasa” del grupo. Incluso, esos comportamientos pueden quedar registrados en cámaras fotográficas y ser etiquetadas en las redes sociales. Qué vergüenza. Lo mejor es mantenerse siempre a la altura de la situación. Frente al tema de las fotografías, explicó la psicóloga Marcela Callejas que “lo primordial y más importante es tener en cuenta qué tipo de fotos o publicaciones vamos a realizar, pues no podemos olvidar que muchas personas, incluso el jefe, las verán, y no se considera agradable ver a un empleado con alguna botella de licor en sus manos y hasta quizá vistiendo el uniforme de la empresa. Se debe ser muy precavidos y mantener ese tipo de imágenes en reserva”.

Mañana no sonará igual de gracioso
Los tragos pueden convertirse en perfectas pócimas de sinceridad. Eso lo puede llevar a hablar más de la cuenta. Y lo que resulte muy chistoso en la noche, no puede resultar tanto al día siguiente. Sobre todo si cree que puede hablarle de “tú a tú” a su jefe. Es mejor establecer distancias prudenciales.

Estoy hablando más de la cuenta
Cuando salen compañeros de trabajo a rumbear, se sabe que el tema de interés va a ser ese, la empresa. Se pasa mucho tiempo en este espacio.
“Pero hay que ser muy cuidadosos al expresarnos, puesto no falta quizá aquella persona que tome información para fines no adecuados y puede ser usado en contra de quien lo expresó, así que lo mejor es limitar el tema de la oficina en este tipo de situaciones”, recomendó la psicóloga organizacional, Marcela Callejas.

‘Affair’
Ninguna empresa quiere que sus espacios se conviertan en rines de boxeo. Mucho menos en generadores de escándalos por problemas de infidelidad. Así que evite enrollarse con personas de su trabajo, mucho más, si tiene pareja estable. Quedará muy mal no solo ante su pareja, sino ante el resto de compañeros de trabajo.

La infidelidad se dispara entre compañeros
Un sondeo de opinión realizado por la página AhsleyMadison.com, evaluó el grado de infidelidad de sus usuarios, y estableció que gran parte de los encuestados admitían haber puesto ‘cachos’ con compañeros de trabajo, a sus actuales parejas. Los principales episodios se dieron en ese tipo de encuentros fuera de la oficina. De 4.872 colombianos encuestados, el 50,7% de los hombres y 41,2% de las mujeres encuestados admitió haber tenido un romance con un compañero de trabajo. De ellos, la mayoría tuvieron su primer encuentro en una fiesta de la oficina (36,4% de los hombres frente a un sorprendente 58,70% de las mujeres). Eso sí 43,2% de los hombres y 83,7% de las mujeres, afirmó que había sido producto del alcohol.

Lo que no se debe hablar
No es que usted deba quedarse “bien puestecito”, y no gesticular una sola palabra. Pero es necesario tener claro que en este tipo de encuentros entre compañeros de trabajo se requiere prudencia.
1 Pestes de la empresa o el jefe, jamás:
No puede ir hablando mal de su empresa, de lo aburrido que está con su jefe, con el salario. No son espacios para desahogarse. Toda esa información puede ser usada en su contra. Tampoco es recomendable estar hablando de la competencia.
2 De la infinidad de ofertas que tiene:
Este es un tema para compartir con sus amigos más cercanos, y con su familia. Que sea reserva del sumario. Quizá a nadie le interese, y de no resultarle pueden empezar a hablar muy mal de usted. Hasta quedará de presumido.
3 De las relaciones ‘hash hash’ entre sus compañeros:
El chisme de corrillo es peligroso. Puede haberlo escuchado pero a usted no le consta. De ser pronunciado, ¿estaría preparado para poner la cara por lo que dice y sostener ese tipo de comentarios? Lo mejor es que no opine. Si le cuentan, solo quédese callado.
4 Morbosidad, nula. Por más que encuentre familiar el escenario, no hay nada peor que empiece a emitir comentarios morbosos de sus compañeras de trabajo. Esto puede generarle un grave problema más adelante.

¿Cuándo es bueno evitar esos espacios?
1. Si de manera continua están saliendo y hay exceso de licor.
2. Si más de uno ha perdido la cordura y se ha enlagunado.
3. Si ha empezado a escuchar comentarios de parte de otros compañeros de trabajo que no han asistido a este tipo de encuentros, con información tergiversada. Esta información puede expandirse hasta la oficina de su jefe.
4. Si ha detectado en el equipo de compañeros, personajes con mal tomar.
5. Si han empezado a levantarse rivalidades entre varios integrantes del grupo.
6. Si hay un adicto a publicaciones en redes sociales y lo han etiquetado sin su consentimiento en ese tipo de fotografías.
7. Si se ha presentado un exceso de confianza. De esta forma, más de uno de sus compañeros se ha sentido con la frescura de recargarle a usted el trabajo.
8. Si se ha empezado a perder el respeto entre compañeros de trabajo.
9. Si ha conocido romances extraoficiales entre los integrantes del grupo, aún conociendo su estado civil casado.

“Se deberían evitar este tipo de espacios cuando los límites de convivencia y respeto se están pasando al interior de la empresa, es decir, ya el trato no es con cordialidad sino como de confianza y el ambiente laboral e incluso el trabajo en equipo se vuelve tensionante. La señal es el abuso de confianza”: Marcela Callejas, psicóloga especialista en organizacional.

Psicóloga organizacional

¿Qué debemos tener claro como profesionales a la hora de compartir espacios extraoficiales con nuestros compañeros de oficina?
Primero hay que saber con qué tipo de compañeros vamos a compartir estos espacios, puesto que de hacerlo con personas no adecuadas podemos llegar a ver afectados nuestros puestos de trabajo.
¿Qué pasa cuando establecemos grandes afinidades y logramos más allá de esa convivencia laboral, amistades sólidas?
Lo ideal en todo trabajo es que se logre una buena convivencia con las personas con quienes trabajamos, porque en ellas encontraremos apoyo y se podrá realizar un mejor trabajo en equipo. Lo adecuado, además, es saber mantener ese tipo de relación y saber diferenciar en qué momentos se puede actuar como compañeros de trabajos y amigos por fuera de la oficina, esto para que no se vea malinterpretado por el resto de personas a su alrededor.
¿Qué decir de los límites que debemos establecer en ese tipo de salidas con los compañeros de trabajo?
El límite principal que se debe establecer es el de respeto, porque puede que estén saliendo para distraerse de su rutina normal, pero también se puede prestar para bromas pesadas que no van a ser bien aceptadas por algunas personas, lo que llevaría primeramente a las discusiones y ello afectaría el ambiente laboral al interior de la empresa.
¿Por qué es importante cuidar nuestra imagen no solo dentro de la oficina, sino fuera de ella?
Nuestra imagen en todos los lugares donde nos desenvolvemos debe ser la misma; es una identificación de nosotros y como tal debemos manejarla de manera igual, sea en la oficina, casa, estudio y eventos sociales.

Share this post