Motivación, capacidad de liderazgo y trabajo en equipo

Motivación, capacidad de liderazgo y trabajo en equipo

¡Hola a todos! hace unas semanas tuve la oportunidad de acudir a una conferencia sobre motivación, capacidad de liderazgo y trabajo en equipo, que ofreció en Madrid Gustavo Zerbino, otro de los 16 supervivientes del accidente aéreo de los Andes.

Como ya os dije cuando publicamos el artículo “Y tú, ¿a qué te dedicas?“, hace años que sigo la historia, por eso, me hizo especial ilusión cuando el mismo Gustavo me llamó para invitarme a la charla.

Antes de seguir, quiero que os paréis a pensar en el momento en que respondo al teléfono y me encuentro con semejante propuesta. Empecé a sentir un cosquilleo de emoción y nervios por todo el cuerpo y me marché volada al punto de encuentro. La jornada fue tan interesante que no podía dejar de contárosla.
Seguimos. Como os estaba diciendo, me reuní con Gustavo y con Verónica, una buena amiga de él que se encarga de gestionar todos sus asuntos en España, y pusimos rumbo a Chinchón, donde tendría lugar la conferencia. Una vez allí, y después de comprobar que todo estaba preparado, Zerbino empezó a enhebrar un discurso que consiguió mantener la atención de los asistentes durante las 2 horas y pico que duró la conferencia. A través de imágenes y testimonios de su experiencia en los Andes, Gustavo consigue enfatizar la necesidad de respetar unos valores en la vida y en el trabajo para alcanzar el éxito.
Es un relato conmovedor, inteligente y tremendamente motivamente, del que los asistentes fuimos partícipes gracias a las preguntas planteadas por el ponente. Cuando finalmente se encendieron las luces, la audiencia rompió en un aplauso largo y sentido y todos quisieron acercarse a abrazar a Gustavo y a expresarle alguna curiosidad.
Días después de la charla, nos pusimos en contacto con la empresa que organizó la conferencia para preguntarles qué les pareció y nos informaron que las palabras de Zerbino aumentaron la motivación y rendimiento de los empleados y que, desde aquel día, se respira un ambiente de trabajo mucho más ameno.

Para terminar, os dejamos algunas de las frases que pronunció Gustavo aquel día:

– Vivimos atrapados entre el pasado y el futuro, sin prestar atención a lo realmente importante: el ahora
– Para lograr los objetivos hay que comprometerse. El directivo debe ser el primero en dar la cara. Liderazgo es sinónimo de acción. En la cordillera no se podía decir una cosa y hacer otra
– El presente es el único momento en el que podemos actuar
– La certeza no existe, lo constante es el cambio
– El miedo es una reacción ante lo desconocido
– El máximo potencial humano se logra estando en el presente
– Los líderes no se quejan ni buscan excusas
– La suerte no existe porque los éxitos son resultado del trabajo
– El dolor es inevitable, el sufrimiento es optativo

Share this post

Deja un comentario